Una Fianza de Inmigración

Si usted conoce a alguien que ha estado detenido por los oficiales inmigratorios, es posible que esta persona es elegible para una fianza.  Si un detenido obtiene una fianza de inmigración, esa persona puede salir del centro de detención después de un amigo o familiar paga la fianza.  La persona que paga la fianza recibirá su dinero de vuelta si el detenido asiste a todas sus audiencias en la corte de inmigración.

No todos los detenidos tienen derecho a una fianza.  Un ejemplo es una persona que ha cometido un delito enumerado en la Immigration and Nationality Act (INA).  Si el detenido se ha llevado a la centro de detención de inmigrantes directamente de la cárcel a raíz de la comisión de uno de estos delitos, esta persona probablemente estará sujeta a detención obligatoria.  Esto significa que él o ella no puede recibir una fianza.

Para los detenidos que son elegibles para fianzas, la mejor manera de obtener una fianza razonable es contratar a un abogado de inmigración con experiencia que pueda representar a la persona detenida en una audiencia de la fianza.  El abogado va a trabajar con el detenido y sus amigos y familiares para obtener las pruebas necesarias para la audiencia de la fianza.  Esta evidencia generalmente incluye la prueba de empleo (cartas de recomendación y recibos de ingreso), documentación acerca de los miembros de la familia que tienen estatus migratorio en los EE.UU., y cartas de apoyo de amigos y familiares.  Varios otros artículos pueden ser incluidos en el paquete de evidencia, incluyendo documentación medical si el detenido o su familia tiene un problema medical.

En la audiencia de la fianza, el abogado le proporcionará al juez el paquete de evidencia.  El abogado presentará también un argumento sobre las razones que el detenido merece una fianza razonable.  Los factores clave que el abogado necesitar discutir son la probabilidad de que el detenido va a asistir sus audiencias futuras si recibe una fianza y el peligro que el detenido presenta a la comunidad.

En la conclusión de la audiencia de la fianza, el juez tomará una decisión a dar al detenido una fianza o no dar al detenido una fianza.  La fianza mínima de que un juez de inmigración puede permitir es $1,500.  Después del juez decide sobre la fianza, el detenido puede salir la detención tan pronto como sus amigos o familiares pagan la fianza.

Si usted o un familiar está detenido por inmigración, comuníquese con un abogado de inmigración con experiencia para programar una audiencia de la fianza.